“Me cambiaron de centro de trabajo, y al hacerlo, a otra muchacha la mandaron al paro (yo era la primera en la bolsa de trabajo, y ella estaba más atrás), pero las compañeras de ella, pensaron que yo era una enchufada de alguien importante, que desplazaba a su amiga y me recibieron con las uñas fuera.
Mis primeros días fueron terribles: ataques de ansiedad antes de entrar, lágrimas a escondidas, y la sensación de que era una inútil que todo lo hacía mal. (Ellas me informaban justo al revés de cómo se trabajaba en ese centro, para que me llovieran las protestas indignadas de jefas, médicos, enfermeras, pacientes…) Un completo desastre que me llevó a tener la espalda entera contracturada con grandes dolores.
A los pocos días, otra compañera que no intervenía en esto: María Elena Sanz, hizo coincidir su tiempo de descanso con el mío y me dijo:” Vente a la biblioteca conmigo”.
Allí, me hablo de que somos energía, me enseñó a enraizar, y me explicó como trabajando mi energía podía convivir con las otras compañeras sin sufrimiento y además sentirme bien.
Hicimos nuestra primera meditación (la de Isabel), guiada por Elena, y yo empecé a notar cambios en mí. Me enseñó a sentir la energía entre mis manos y como apreciarla en el resto del cuerpo.
Poco a poco, pude relacionarme con las otras compañeras desde un paso atrás, sin entrar en sus malos rollos y sintiéndome segura de que era una buena trabajadora dijeran lo que dijeran, y trabajando la energía, como Elena me enseñaba, se me fue el dolor de espalda.
Ella fue mi primera maestra Okuni ( Y mi agradecimiento pasará a otras vidas).
También, poco a poco, fui notando los cambios. Primero en los pacientes, que de estar airados pasaron a darme las gracias y desearme un buen día, y andando bastantes días, el resto de los compañeras y jefas, hasta el punto de que cuando me trasladaron a otro centro (pasados 6 meses), todas, incluso las que estaban al principio más enconadas, se despidieron con un:” Ha sido un placer trabajar contigo, te vamos a echar de menos”
Todo, gracias a manejar los conocimientos energéticos que tenía hasta entonces, como Elena me había enseñado.
Unos meses más tarde, en Abril del 2015, Elena me dijo que había una sesión de información sobre lo que era Okuni y la Canalización Energética. Fui y me enganchó una información, que ampliaba lo que Elena me había enseñado, y que sin saber por qué sentía que iba a dar un giro a mi vida.”

Maribel Cobo

“Os conocí a través de mi hermana. La veía cada vez más joven, muy alegre, más guapa,.. Por lo que me dije “Yo quiero de eso”‘.
Cuando fui a Okuni, pese a que había probado bastantes tipos de terapias, lo que más me gustó y me sigue llamando la atención es que terminan bien las terapias, te vas a casa con la cosa de que algo ha cambiado para bien.
He solucionado temas familiares, de pareja, de enfermedades y sobretodo aprendido a enraizarme,  quererme más,  tranquilidad en mi vida.
Cada vez que voy me sirve para centrarme, limpiar mi mente, mi cuerpo físico y el sutil por lo menos. Además de muchas cosas que se me escapan y se que van para mi bien.
Sin duda lo recomendaría y lo recomiendo. Creo que es una buena forma de tomar el timón de tu vida.
Muchas gracias.”

Belen Vara

“Comenzaré diciendo, que la Polarización vino a mi, hace unos años, en el centro en donde practico yoga. Tras dejarlo pasar(estaba volcada en otras terapias),un buen día y en otro lugar ,surgió la oportunidad de hacer el curso de iniciación gracias a una amiga, y a partir de ahí, fue directamente mi objetivo intentar ser de la 8ª promoción de Terapeutas.
Principalmente, he conseguido cambiar muchas cosas en mi vida, comenzando desde la aceptación, serenidad, paz, mejor gestión de las situaciones diarias, control o mejor dicho, el descontrol del control, el aquí y ahora, hasta he llegado a de somatizar emociones causantes a nivel físico de diversos dolores, por lo menos aplacarlos. Ha sido un año de cambios, sensaciones nuevas, equilibrio, movimientos internos placenteros…y otros no tanto! ya que la asimilación lleva su tiempo y cuando se percibe, es muy grata la recompensa, mucho.
Faltaría espacio para explicar, me quedo en el continuo aprendizaje, disciplina y aprovechamiento de todos los encuentros y cursos.
Lo voy recomendando, tras mi experiencia.
Lo dejo fluir, el que quiera y sea su momento y la pida le daré mas información.
Recibid un abrazo (ya los comienzo a dar poco a poco con sentimiento) GRACIAS INFINITAS”

Nieves Hernández

“Mi primera experiencia con esta Terapia fue a través de una conocida que trabajo con la energía polarizadora y me dio un masaje a nivel de cabeza, explicándome en que consistía la polarización, me hablo de ISABEL y de sus cursos y me acompaño al centro en mi primera experiencia, lo cual agradezco muchísimo.
En el Centro he aprendido a gestionar mejor mi propia energía, he aprendido a meditar a través de la Meditación de Polarización, enraizándome cada vez mas y a saber limpiar mi propia energía, no necesitando nada externo, para relajarme y sentirme en mi centro.
Accedí al Curso básico de Polarización Energética Okuni, un nuevo regalo que recibí este de ISABEL, la cual me ayudó desde el respeto y sin juicios a conocerme y conocer mi propia energía.
Accediendo también ha varias terapias de masajes, primero individuales y luego en grupo que me ayudaron a entender también la practica de esta Terapia.
Cada día iba recuperando mi energía y mi propia esencia, ya los pasos eran siempre para delante y cada vez dejaba mas de mirar hacia atrás….Realizando la experiencia en ALUENDA  en el 2015, un lugar maravilloso, en Zaragoza, donde conocí como era el trabajo de ISABEL y de ALMUDENA…compartiendo con mucha gente sus experiencias y compartí la sanaciones y la esencia de la Polarización y aprendí a sentir el respecto por esta Terapia
Durante este ultimo año he aprendido a través  los seminarios impartidos por  ISABEL y su equipo, para el aprendizaje y la formación de TERAPEUTAS, muchas experiencias y vivencias , que me han hecho crecer en todos los aspectos; físico, mental y espiritualmente, integrando los tres como equilibrio de mi propia esencia; me falta mucho camino por recorrer y deseo que sea siempre para mi mas alto bien , y aunque no he concluido la certificación de TERAPEUTAS este año en ALUENDA; espero seguir recibiendo regalos como los que he recibido hasta ahora en Okuni.

GRACIAS DE CORAZÓN”

Emi Pastor

“Conocí la Polarización Energética O-kuni a través de mi cuñado a él le agradezco y se lo agradeceré siempre , gracias a él pude dar el paso al gran descubrimiento de mi vida, mi propio auto conocimiento.
Siento haber encontrado la esencia a mi vida, a mi entorno, todo tiene su porqué
Los cursos son muy dinámicos, reveladores, en ellos descubres un sinfín de sensaciones, además de obtener las pistas para tu propio crecimiento.
Problemas de tiroides, dolencias en todos sus formatos, gestión emocional, miedos…
Los principales beneficios: equilibrio emocional, físico, espiritual,
ARMONIA
Por supuesto lo recomendaría.
Es algo que puede aprender todo el mundo, y en una palabra es MAGIA, todos podemos hacer magia en esta vida.
Los beneficios de la polarización son infinitos a mi personalmente me ha cambiado en todo, esta presente en todo ya hace 3 años que la conozco  y la tengo presente en todo momento, ha marcado un antes y un después en mi vida.”

Noelia Montejano

“Conocí la polarización energética hace algo más de cuatro años y, puedo decir con total honestidad, que me cambio la vida. Como Psicóloga Clínica siempre pensé que los temas relacionados con el mundo energético no eran para mí. Siempre fui excesivamente racional. Pero me basto hacer una Meditación Dinámica con Isabel y Almudena para darme cuenta de lo equivocada que estaba.
En vuestros cursos(y creo que he hecho casi todos), he aprendido que, además de un cuerpo físico, emocional y mental, tenemos uno energético que nos ayuda a entendernos mejor y que nos da información constantemente de lo que nos pasa y de lo que sentimos. Y las terapias que lleváis a cabo, ya sean individuales o en grupo, me han ayudado a dejarme fluir, a confiar más en mí y a contribuir al bien de otros. Por eso voy a practicar con vosotros todas las semanas en ellas y, por eso, le recomiendo a mis pacientes tantas veces vuestros servicios, tanto a nivel de formación como a nivel terapéutico, con unos resultados positivos en prácticamente el 100% de los casos.
Veo la vida y la muerte de otra manera. Y sé que “donde pongo mi atención está mi energía”, como tantas veces nos recuerda Isabel y como tantas aplico a mi vida diaria. La verdad es que creo que nunca os estaré suficientemente agradecida por lo que aportáis y seguiréis aportando a mi existencia.”

Montserrat