¿Me quiero o no me quiero?

Amarse a uno mismo, algo tan repetido hasta la saciedad, algo tan fácil de decir y a la vez tan ambiguo, ¿Cómo sé si me amo? ¿Cómo podemos saber a ciencia cierta si somos tan complejos y estamos tan llenos de matices?
Una vez hace años, abochornada por actitudes que veía en algunos polarizadores, le dije a Isabel que porqué no hacíamos un examen y ella me dijo una frase que me llegó al corazón: el examen es la vida.
Y es cierto que la vida nos refleja, si los demás nos valoran, o nos menosprecian, si somos reconocidos en el trabajo o no somos bien remunerados, si otros se llevan nuestros méritos y siempre, tenemos que hacer un gran esfuerzo, por ganarnos el aprecio o lo que para otros es sencillo:
Todo esto muestra nuestra autoestima, más allá de si nos vemos  bien o mal, cuando nos miramos en las fotografías, o si no somos capaces de decir cosas buenas sobre nosotros mismos.
Por eso, esta semana  en Okuni, nos vamos a poner muy en serio, con ese amor hacia nosotros mismos, que nos es tan importante,  a través de dos actividades, el curso trimestral de autoestima, que empieza este miércoles y los talleres especiales de feminidad sagrada de este mes, que viene con nuevo formato, talleres de dos horas, profundos al grano y para los que no necesitas ninguna experiencia, la oportunidad de bajar al cuerpo toda esa información de amor por nosotros, y además de trabajar de verdad, nuestro linaje femenino para que lo que a veces nos ha pesado, nos empiece a sumar, un trabajo que todas las mujeres deberíamos probar al menos una vez y que gracias a este nuevo formato, será más accesible para nuestros horarios a veces difíciles de compaginar.

Hay dos acontecimientos que han marcado un antes y un después en mi vida, el primero de ellos fue el descubrimiento de la polarización energética okuni, y el segundo, la Feminidad sagrada.

Fue una polarizadora la que nos habló de ello por primera vez, hace unos ocho años en una comida y sus palabras me resonaron como si mi alma reconociese aquello de lo que me hablaba, pero hablaba de una mujer de Huesca que daba clases en Zaragoza, por lo que aunque la busque, no lo vi viable ni accesible y dos años después una alumna mía de médicos del cielo, a la que apenas conocía me mandó un evento en Facebook que ella organizaba trayendo a Madrid a una mujer de fuera, que por supuesto era ella, desde entonces comenzó la segunda gran transformación de mi vida.

Yo no sólo no sabía bailar si no que tenía un verdadero trauma, gracias a mis clases de ballet de niña y mi escasa destreza psicomotriz, fui por probar y por aquellas sensaciones que tuve cuando me hablaron de ello la primera vez, pero muerta de miedo, pensando en que no sería capaz, me daría vergüenza, no coordinaría etc. Pero no ocurrió nada de eso, porque lo que allí se cocinaba era magia bajada al cuerpo, nunca nos corrigió una postura, si alguien se perdía nadie hacía ningún comentario, ni ninguna mirada y de manera natural empezaban a salir de ti cosas que nunca hubieses imaginado.

Con el tiempo, ya durante la formación Nuur nos contó, que los movimientos que danzábamos tenían un origen muy antiguo, que trabajaban con geometría sagrada, ayudando a nuestro cuerpo a soltar un montón de patrones y adiciones emocionales, con el mero movimiento, yo cada mes me sentía mejor y más fuerte, con una mayor toma de Tierra, después de muchos años sin pareja conocí a quien hoy es mi marido, me resultaba más fácil materializar, por lo que mi economía lo notaba y la relación con las otras mujeres se volvió mágica, especialmente con las de mi familia llegando a una comprensión profunda de lo que había heredado de mi madre y de mis abuelas, que se que hoy hace de mi una madre diferente.

También en estos años he visto a muchas mujeres rechazar este trabajo, pues siempre hay partes nuestras infantiles, que se empeñan en tirar piedras contra el espejo, en lugar de convertirnos en adultas y observar lo que nos muestra, como en todo nuestra impecabilidad es la clave, y quienes no se quieren transformar siempre van a atacar a quienes tienen la herramienta que lo hace posible, porque es fácil ordenarlo en la mente, pero cuando la información baja al cuerpo, sale lo que de verdad hay y transformarlo para mi ha sido el mayor regalo de mi vida.

Por ello le pedí a Nuur que hiciese estos talleres de Iniciación con el mismo formato y el mismo nivel con el que yo empecé, para dar la oportunidad de empezar desde el principio a un grupo de mujeres nuevas, y para que las que ya hayan vivido el formato Pack, puedan beber de la fuente desde los inicios.

Talleres amorosos y muy enfocados como los que disfrutaremos este sábado, de menos duración que los packs, menos exigentes y dónde estoy segura que descubriréis porque me enamoré de este trabajo. Los dos primeros talleres están abiertos solo a las chicas y solo necesitais traer una falda o pañuelo de cualquier color.

de 11:00 a 13:30 – Taller de Iniciación en Amándome todo cambia.
de 15:00 a 17:30 – Taller de Iniciación en mi linaje Femenino.
de 18:00 a 20:00 – Taller de Iniciación en RCI. (Para hombres y mujeres)

El RCI es una técnica corporal para liberar tensiones y sacar del cuerpo memorias perjudiciales, la sensación de ligereza y liberación después de una sesión es impresionante, y están abiertas a todos hombres y mujeres, está actividad no es de danza si que sólo tenéis que venir con ropa cómoda y experimentar.

Importes de los talleres:
40 € por cada taller,
70 € dos talleres*, ahorro de 10 €
100€ los tres talleres* ahorras 20 € y además recibes de regalo 2 pases gratuitos para el Círculo del viernes, 1 para ti y otro para una amiga.

Únete ahora a la familia de polarización energética y recibe gratis la LÁMINA ESPECIAL DE LENGUAJE CORPORAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *