somos@polarizacionenergetica.com | +34 696 59 91 02

7 cosas que esperar y 7 que no esperar del encuentro de Aluenda

Quedan menos de 20 días para El Segundo encuentro internacional de polarización en Aluenda, y  sabemos que todavía te lo estás pensando, para ayudarte hemos preparado este post, para que sepas que puedes esperar y que no de este encuentro.

Qué  puedes esperar:

  1. Un espacio único. Quienes han venido lo saben, pero si te lo estás planteando, por primera vez, te lo tengo que contar; en Aluenda no hay nada, de nada, de nada, estamos en una aldea minúscula, sin más estímulos que Lacasatoya, en plena naturaleza, lo que hace que la energía, esté muy limpia y el espacio natural, colabore con el trabajo energético, pero a la vez que hablamos de tierra total, las salas redondas nos llevan directamente a otra galaxia, la geometría del lugar, es como un acelerador de partículas, que potencia todo. Solo por la potencia de las meditaciones, que hacemos en estos días, merece la pena la excursión.
  2. Novedades: Llevamos varios años con el mismo formato, como punto de referencia, aunque siempre es diferente y nada nos gusta más que experimentar. Por ello, este año vamos a incorporar cada día un experimento, del que aún no puedo revelaros nada, aunque os doy una pista, el tiempo será, el gran protagonista de esta edición.
  3. Apertura: Gente diferente de lugares distintos, la mayoría que no se conocen de nada y el domingo por la tarde, se sienten parte de una gran familia, esa es la magia de la polarización, en Lacasatoya siempre nos lo han dicho, que pocos grupos tienen el buen rollo y la armonía que desprenden. Y lo mismo ocurre año tras año, a pesar de juntar personas tan dispares y en los dos últimos, hasta con barreras idiomáticas mediante. La clave es la apertura a ese algo más, a eso que nos une, que va más allá de lo visible y que hará que cuando volvamos a nuestras casas, no volvamos a sentirnos solos, porque la energía del grupo se mantiene viva, más allá del fin de semana.
  4. Una desconexión total de lo cotidiano: No llegan a ser ni dos días completos, pues empezamos el viernes a las 18h y acabamos el domingo después de comer, pero yo a veces he vuelto a Madrid el lunes, como si hubiese estado un mes de vacaciones. Tomas distancia, perspectiva, el lugar te lleva a ese estado y al ser muy intensivo, realmente el tiempo se estira y vuelves a casa con las pilas puestas.
  5. Acompañamiento: Algunas personas no dan el paso de apuntarse, precisamente porque no conocen a nadie, tienen poca experiencia con polarización, y temen sentirse fuera de lugar, pero además de la energía del grupo, que nunca deja fuera a nadie, el equipo de profes estamos siempre al acecho, aunque ni se nos vea, para acompañar cualquier proceso que pueda desencadenarse, además de por supuesto estar abiertos, para escuchar, resolver dudas etc.
  6. Seguridad y confianza: Las prácticas siempre generan seguridad, practicar en grupo mucha más, porque te quitas la presión de sentirte solo ante el peligro, pero ves que puedes y que tu energía cuenta, pero practicar en un encuentro de más de 50 personas, te da un bagaje, que te hará sentirte muchísimo más seguro después, en tu devenir polarizador.
  7. Crecimiento y amor: Todo lo que sale, lo que ves, lo que no se ve pero se siente y sabes que está, las conexiones profundas, que hacen que todo tenga sentido,  te hacen si o si ir más allá de tu punto de vista y crecer en amor, los abrazos, las sonrisas, las miradas de complicidad (Os he dicho ya que estoy deseando que llegue el mes de abril?), y esa certeza de que existe un amor más grande y que es la fuerza, que une hacen de ese encuentro anual, una cita imprescindible e inolvidable.

 

Qué no debes esperar:

  1. La garantía de pasar por la camilla: En este momento hay 50 personas inscritas, y aún quedan algunos más por decidirse, por lo que por más que queramos estirar el tiempo, no pasaremos todos por la camilla, lo cual no significa, que no recibamos aquello que necesitamos exactamente. Hace unos años, Isabel elegía quien debía pasar por la camilla, poniendo la intención en que esa persona, tuviera lo más significativo, para lo que el grupo tuviera que mover, y siempre fue muy revelador; hace unos años, decidimos jugar a hacerlo por sorteo electrónico, y cual sería nuestra sorpresa, cuando las personas que elegía el ordenador, eran las que nosotras sentíamos, que debían pasar por la camilla y por un orden totalmente mágico, por tanto lo más importante, es nuestra apertura a recibir y estar muy despiertos a lo que se mueve en cada sanación.
  2. Comida no vegetariana: En Lacasatoya, todos tenemos incluido con el alojamiento la pensión completa, en Buffet libre de comida vegetariana, para alegría de unos y preocupación de otros. Pero os puedo asegurar, que La Cocina de Luis sorprende, las recetas con las que iniciaron el restaurante son de Conchita, la dueña del hotel y buscaba emular los sabores de la comida tradicional, con ingredientes vegetales, el resultado es alucinante, hasta platos tan carnívoros como los pinchos morunos, tienen un sabor tan parecido, que algunos insisten en asegurarse de que sigue siendo cocina vegetariana, es una pasada.
  3. Demasiada teoría: Son días para experimentar con la energía, por lo que todo serán meditaciones, polarización en grupo y actividades experimentales, aunque después de cada trabajo, lo ponemos en común con la explicación de Isabel y llega un entendimiento que nos hace aprender muchísimo.
  4. Jerarquías y personalismos: En Aluenda somos todos iguales, da igual que ya seas terapeuta, que hayas hecho el curso básico hace quince días, la clave de este encuentro es compartirnos desde la igualdad y dejarnos ser y fluir sin etiquetas, lo que hace que los que tengan más experiencia, puedan soltar el Roll de terapeuta o de polarizador experto y recibir y los que están empezando, soltarse y atreverse a ir más allá, en un entorno seguro y lleno de apoyo.
  5. Tiempo para hacer excursiones: Cuando hablamos de intensivo, no es una forma de hablar, desde el desayuno, hasta después de la cena, estaremos a tope de actividad, salvo algún ratito corto para un paseo o una siesta; por lo que, si quieres aprovechar el viaje, para visitar el monasterio de piedra, o los pueblos de alrededores, programarlo para el viernes por la mañana o el domingo por la tarde.
  6. Tiendas, cajeros automáticos etc.: En Aluenda no hay nada de nada, salvo las instalaciones de Lacasatoya, dónde suelen vender algún artículo de emergencia, como compresas o cepillos de dientes. Lo más cercano es Calatayud, dónde sí tenemos de todo, pero procura meter en la maleta, todo lo que puedas necesitar, tampoco hay jabones ni gel en las habitaciones.
  7. Volver igual que llegaste: Siempre volvemos de Aluenda, más ligeros de los que llegamos, siempre dejamos peso en el camino, es importante no ir con expectativas, porque no sabemos que se moverá en nosotros exactamente, pero siempre salimos de allí de una manera diferente. Con unas sensaciones de gratitud y conexión profundas y habiendo colocado piezas que a veces nos cuesta poner en palabras.

Si no quieres perdértelo  puedes apuntarte ahora mismo sólo por e mail en el somos@polarizacionenergetica.com Indicando tu nombre y el tipo de alojamiento que existe, o pinchando en la imagen en la que aparecen opciones y precios.

 

Únete ahora a la familia de polarización energética y recibe gratis la LÁMINA ESPECIAL DE LENGUAJE CORPORAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *